La mayoría de los supervivientes de cánceres infantiles tienen hijos saludables

Investigadores señalan que los embarazos deben ser supervisados de cerca

MARTES, 6 de octubre (HealthDay News/DrTango) -- La mayoría de los hombres y mujeres que han sobrevivido a cánceres infantiles tienen embarazos normales y niños saludables, de acuerdo con dos estudios estadounidenses.

Los tratamientos, como la quimioterapia, la radioterapia y la cirugía, que salvan la vida de niños con cáncer podrían afectar su salud reproductiva en el futuro. A medida que aumenta el número de supervivientes de cánceres infantiles, resulta cada vez más importante identificar los posibles problemas, incluidos los efectos sobre sus bebés, apuntaron los autores del estudio.

En un estudio, los investigadores analizaron a 1,898 bebés nacidos de mujeres diagnosticadas con cáncer antes de los 20 años y los compararon con 14,278 bebés nacidos de mujeres sin historial de cáncer infantil.

Los bebés de las supervivientes de cáncer infantil no estaban en mayor riesgo de defectos de nacimiento o muerte, pero eran 54 por ciento más propensos a ser prematuros y 31 por ciento más propensos a pesar menos de 2,500 gramos (5.5 libras) al nacer. Sin embargo, los bebés no estaban en mayor riesgo de tener un menor tamaño para su edad gestacional, apuntaron los autores del estudio.

Los investigadores también estudiaron los resultados médicos de los bebés según el tipo de cáncer y tratamiento de la madre.

"El riesgo de parto prematuro era mayor después de haber tenido leucemia, pero también se asoció al linfoma, tumores óseos, sarcomas de tejido blando y al cáncer abdominal primario. Entre las exposiciones a tratamientos, la quimioterapia se asoció con un riesgo dos veces más alto de parto prematuro, pero los riesgos relativos fueron significativamente mayores para la mayoría de las modalidades", escribieron Beth A. Mueller, del Centro para la Investigación de Cáncer Fred Hutchinson y la Universidad de Washington en Seattle, y colegas.

Las tasas de diabetes, preeclampsia y anemia durante el embarazo fueron similares en ambos grupos de mujeres. Sin embargo, la diabetes fue más común entre las supervivientes de cánceres óseos; la anemia entre las supervivientes de tumores cerebrales y las tratadas con quimioterapia; y la preeclampsia entre las tratadas con una combinación de quimioterapia, cirugía y radiación.

"Las mujeres que tuvieron cáncer en su infancia y adolescencia pueden estar tranquilas, ya que no encontramos un riesgo elevado de malformaciones ni de muerte infantil entre su descendencia", concluyeron los investigadores. "El incremento observado en el nacimiento de bebés de bajo peso y de parto prematuro entre las supervivientes de cánceres infantiles y de parto prematuro entre las supervivientes del carcinoma del tracto genital podría indicar problemas potencialmente menos graves entre la descendencia. Sin embargo, estos resultados pueden afectar enormemente a las familias y están asociados con costos significativamente mayores e indican la necesidad de una supervisión más estrecha de los embarazos entre las supervivientes de cánceres infantiles y adolescentes.

El estudio aparece en la edición de octubre de la revista Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine.

Otro estudio que aparece en la misma edición de la revista analizó a 470 hijos de hombres que tuvieron cáncer infantil y encontró que los bebés tenían un riesgo limítrofe de pesar menos de 2,500 gramos al nacer si su padre había tenido cáncer o se había sometido a quimioterapia a una edad temprana.

"Sin embargo, no tenían un riesgo mayor de nacer de forma prematura ni de tener una tamaño inferior a su edad gestacional, así como tampoco de malformaciones ni de tener una proporción alterada entre sexo masculino y femenino", escribieron el Dr. Eric J. Chow, del Centro para la Investigación de Cáncer Fred Hutchinson, y colegas.

En general, las esposas de los supervivientes de cáncer infantil no estaban en mayor riesgo de complicaciones del embarazo, halló el estudio. No obstante, las mujeres sí tenían un riesgo elevado de preeclampsia si su pareja había sufrido cierto tipo de cáncer infantil, sobre todo tumores cerebrales.

"La mayoría de los embarazos que resultaron en nacimientos vivos entre las esposas de supervivientes de cáncer infantil no tenían un riesgo significativamente mayor de complicaciones frente a los sujetos del grupo de comparación. Sin embargo, nuestros hallazgos sobre un menor peso al nacer y de preeclampsia asociados a algunos grupos diagnósticos elevan la posibilidad de que la terapia anticáncer previa pueda afectar las células germinales masculinas (células que se transforman en esperma) y por ende a las esposas y descendencia de estos supervivientes", concluyeron los autores del estudio.

Más información

La Nemours Foundation tiene más información sobre el cáncer infantil.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango

Related Stories

No stories found.
logo
spanish.healthday.com