Desconectarse del trabajo en el tiempo libre puede ayudarlo a ser un mejor gerente

silent phone
silent phone

Adobe Stock

Summary

Key Takeways

Según indican los resultados de la encuesta es probable que un buen equilibrio entre el trabajo y el hogar mejore sus habilidades de liderazgo

Los jefes que pueden separarse al final de la jornada laboral se sienten con más energía en el trabajo al día siguiente, lo que los hace más efectivos

Los gerentes que se pueden desconectar el trabajo por la noche también son calificados por sus empleados como más poderosos

MARTES, 18 de abril de 2023 (HealthDay News) -- Alcanzar un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida personal podría hacer que sea un mejor gerente en la oficina, según un estudio reciente.

Una encuesta de gerentes y sus empleados encontró que los jefes que podían desconectarse de los correos electrónicos, las llamadas y el estrés laboral después del trabajo tenían un mayor éxito al guiar a sus subordinados para que alcanzaran las metas laborales.

"Encontramos que cuando los líderes se desvinculaban psicológicamente del trabajo en casa, es decir, que no pensaban de forma activa sobre temas relacionados con el trabajo, sino que se implicaban en actividades que les permitían desconectar y recargarse, se sentían más energizados al día siguiente en el trabajo, de formas que hacían que fueran más efectivos, según las calificaciones en sus informes directos", aseguró la autora principal del estudio, Klodiana Lanaj.

Los gerentes que mejor podían distinguir entre su vida laboral y su vida en el hogar al final eran "calificados como más transformacionales y poderosos por sus subordinados", señaló Lanaj, profesora asociada de administración del Colegio de Negocios Warrington de la Universidad de Florida.

"Al contrario, los días en que los líderes seguían cavilando sobre los aspectos negativos de su trabajo cuando estaban en casa, se sentían más agotados en el trabajo al día siguiente, y eran menos transformacionales y poderosos", añadió.

Lanaj y sus colegas encuestaron en 2019 a 73 gerentes/líderes laborales a tiempo completo, entre ellos a gerentes de recursos humanos, directores de finanzas, gerentes generales o jefes de ingenieros.

Casi 6 de cada 10 eran mujeres, y la mayoría eran blancos, con una edad promedio de 38 años. Realizaban su trabajo sobre todo fuera de casa.

En promedio, los participantes habían ocupado su puesto durante casi ocho años. Tenían, en promedio, un equipo de nueve empleados.

Realizaron las encuestas durante alrededor de una hora al día a lo largo de 10 días laborales consecutivos, y evaluaron el grado hasta el cual cada líder de equipo se sentía capaz de desvincularse mentalmente cuando el día de trabajo acababa.

Se les preguntó qué tanto sentían que sus trabajos los afectaban a nivel emocional fuera del horario laboral. También se les preguntó sobre la calidad y la cantidad del sueño, sus niveles de energía en el trabajo, y cómo se sentían sobre sus propias habilidades de liderazgo y competencia.

El equipo también encuestó a 63 hombres y mujeres que trabajaban con los gerentes en cuestión.

Se preguntó a estos subordinados qué tan bien sus gerentes les comunicaban las metas y la visión, mostraban energía y entusiasmo, o desafiaban a sus equipos para que pensaran de formas poco convencionales. Los empleados también calificaron qué tan efectivo era su gerente al ejercer el poder o lograr que el equipo escuchara y ejecutara las peticiones.

Lanaj reconoció que los hallazgos quizá no concuerden con la cultura moderna en las oficinas estadounidenses, en que los líderes corporativos piensan "que permanecer conectados con el trabajo todo el tiempo (quedarse y enviar correos electrónicos hasta tarde) indica a nuestros colegas y jefes que estamos comprometidos con nuestro trabajo y que nos tomamos lo que hacemos en serio".

Pero estas señales no importan demasiado si uno no tiene la energía para motivar y orientar el trabajo de su equipo de forma adecuada, enfatizó.

A los que pertenezcan a esta escuela de pensamiento, Lanaj les sugirió medidas prácticas para aliviar el estrés y recuperarse. Entre estas se encuentran las siguientes:

  • No revise el teléfono del trabajo después de las 9 p.m.
  • Dé un paseo calmado en la naturaleza.
  • Haga ejercicio.
  • Pase tiempo con sus seres queridos.

El Dr. Joe Verghese, director del Centro del Envejecimiento del Cerebro Montefiore-Einstein del Colegio de Medicina Albert Einstein, en la ciudad de Nueva York, se hizo eco de estos consejos.

Verghese, que no participó en el estudio, sugirió que los gerentes que trabajan mucho pueden mejorar su bienestar si "eligen un pasatiempo, meditan y hacen ejercicio" en su tiempo libre. Hacer un esfuerzo enfocado para reducir el estrés tras el trabajo puede resultar en todo tipo de beneficios, más allá de un mejor rendimiento laboral, entre ellos una reducción en la ansiedad y la depresión, un sueño de mejor calidad, y una mejor salud general, enfatizó.

Verghese aseguró que "la idea no es apagar el cerebro al llegar a casa, sino hacer un esfuerzo consciente para reducir los aspectos estresantes del trabajo cuando no esté en el lugar de trabajo".

Los hallazgos se publicaron en la edición del 6 de abril de la revista Journal of Applied Psychology.

Más información

Aprenda más sobre la gestión del estrés en el Instituto Nacional de la Salud Mental de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Klodiana Lanaj, PhD, associate professor, management, Warrington College of Business, University of Florida, Gainesville; Joe Verghese, MBBS, professor, neurology and medicine, and chief, divisions of cognitive and motor aging and geriatrics, and founding director, Montefiore-Einstein Center for the Aging Brain, Albert Einstein College of Medicine, New York City; Journal of Applied Psychology, April 6, 2023

Summary

What This Means For You

Tomarse el tiempo para recargar energías después de las horas laborales mejorará su rendimiento laboral y su bienestar general.

Related Stories

No stories found.
logo
spanish.healthday.com