La hormona del amor podría ayudar a tratar la obesidad y la depresión posparto

Depresión posparto
Adobe stock

Puntos Clave

  • Una falla genético contribuye a dos problemas de salud mundial: la obesidad y la depresión posparto.

  • Los investigadores que descubrieron la falla genética encontraron una posible solución en ratones.

  • El estudio comenzó con dos niños con obesidad severa, ansiedad y problemas de comportamiento.

LUNES, 8 de julio de 2024 (HealthDay News) — Los investigadores han identificado un gen que puede desencadenar obesidad, problemas de comportamiento y depresión posparto cuando falta o está dañado.

El hallazgo podría conducir a nuevos tratamientos para la depresión posparto y la sobrealimentación: el estudio en ratones sugiere que la llamada "hormona del amor" -- la oxitocina -- podría aliviar los síntomas.

La obesidad y la depresión posparto son problemas de salud importantes a nivel mundial.

El nuevo estudio, publicado el 2 de julio en la revista Cell, es un resultado de la investigación de científicos del Baylor College of Medicine en Houston y la Universidad de Cambridge en el Reino Unido.

Estaban estudiando a dos niños de diferentes familias que eran severamente obesos. Los niños tenían autismo, ansiedad y problemas de comportamiento desencadenados por olores o sonidos. Ambos carecían de un gen llamado TRP5.

Heredaron la eliminación del gen de sus madres, quienes también carecían del gen. Ambas mujeres eran obesas y habían experimentado depresión posparto.

Para averiguar si la falta del gen TRPC5 estaba causando problemas en los niños y sus madres, los investigadores utilizaron la ingeniería genética. Produjeron ratones con una versión defectuosa del gen, llamado Trpc5 en ratones.

"Lo que vimos en esos ratones fue bastante notable", dijo el coautor del estudio, el Dr. Yong Xu, director asociado de ciencias básicas en el Centro de Investigación Infantil USDA/ARS en el Baylor College of Medicine en Houston. "Mostraron comportamientos muy similares a los observados en personas que carecen del gen TRPC5".

En las madres, eso incluía signos de depresión y dificultad para cuidar a sus bebés, dijo.

Los ratones machos con el gen defectuoso tenían problemas similares a los de los niños: aumento de peso, comportamiento agresivo, ansiedad y aversión a las interacciones sociales.

Esto, dijo Xu, muestra que el gen está causando estos comportamientos.

Los investigadores describieron al TRPC5 como uno de una familia de genes involucrados en la detección de señales sensoriales, como el calor, el gusto y el tacto. Actúa sobre una vía en una región del cerebro conocida por controlar el apetito.

Al observar más de cerca esta región del cerebro -- el hipotálamo -- los investigadores encontraron que el TRPC5 actúa sobre células nerviosas que producen la hormona oxitocina. Comúnmente se le llama la "hormona del amor" porque su liberación acompaña a las demostraciones de afecto, vinculación y emoción.

Cuando los investigadores eliminaron el gen de estas neuronas de oxitocina, ratones por lo demás sanos se volvieron ansiosos, comían en exceso y eran menos sociables. Las madres ratonas mostraron signos de depresión posparto.

Cuando se restauró el gen, el peso corporal disminuyó y la ansiedad y la depresión se aliviaron.

"Hay una razón por la cual las personas que carecen de TRPC5 desarrollan todas estas condiciones", dijo la coautora del estudio, Sadaf Farooqi, del Instituto de Ciencias Metabólicas de la Universidad de Cambridge.

Los investigadores han sabido durante mucho tiempo que el hipotálamo juega un papel importante en la regulación de comportamientos instintivos esenciales para la supervivencia -- como la búsqueda de alimentos, la respuesta de lucha o huida y el cuidado de los bebés.

"Nuestro trabajo muestra que el TRPC5 actúa sobre las neuronas de oxitocina en el hipotálamo para desempeñar un papel crítico en la regulación de nuestros instintos", dijo Farooqi en un comunicado de prensa de Cambridge.

Las eliminaciones del gen TRPC5 son raras. Las muestras de ADN de medio millón de personas en el Biobanco del Reino Unido encontraron 369 que portaban variantes del gen y tenían sobrepeso. Tres cuartas partes eran mujeres.

Los investigadores dicen que los hallazgos sugieren que restaurar la oxitocina podría ayudar a tratar a personas con genes TRPC5 faltantes o defectuosos, incluidas las madres que experimentan depresión posparto. Sin embargo, la investigación en animales a menudo difiere en las personas.

"Si bien algunas condiciones genéticas como la deficiencia de TRPC5 son muy raras, nos enseñan lecciones importantes sobre cómo funciona el cuerpo", dijo Farooqi. "En este caso, hemos hecho un avance en la comprensión de la depresión posnatal, un problema de salud grave sobre el cual se sabe muy poco a pesar de muchas décadas de investigación. Y lo que es más importante, puede señalar a la oxitocina como un posible tratamiento para algunas madres con esta condición".

La investigación es un recordatorio de que muchos comportamientos que las personas piensan que pueden controlar están basados en la biología.

"Necesitamos ser más comprensivos y compasivos con las personas que sufren estas condiciones", señaló Farooqi.

Más información

March of Dimes tiene más sobre la depresión posparto.

FUENTE: Universidad de Cambridge, comunicado de prensa, 2 de julio de 2024.

Lo que esto significa para ti

El descubrimiento de un contribuyente genético a la depresión posparto y la obesidad podría revolucionar el tratamiento.

Related Stories

No stories found.
logo
spanish.healthday.com