Los estudiantes de primer año de la universidad y la amenaza de la meningitis

La inmunización protege contra esta infección potencialmente mortal

JUEVES 26 de agosto (HealthDayNews/HispaniCare) -- Candie Benn tenía invitados para la cena de Nochebuena. Pero su hija mayor, Melanie, que entonces tenía 18 años de edad y era estudiante de primer año de la universidad, en casa durante las vacaciones, no se sentía bien.

Así que Melanie fue a su habitación para descansar y recuperarse de los síntomas, parecidos a los de la gripe.

Para la mañana de Navidad, recuerda Candie Benn, "Planeábamos una gran reunión en nuestra casa". Pero Melanie empezó a sentirse peor, así que su madre la llevó a la sala de emergencias del hospital cercano a su casa en San Diego.

Fue entonces cuando Melanie y su madre se enteraron de por qué la joven había desarrollado una irritación cutánea que se diseminaba rápidamente y por qué sus síntomas (cansancio, dolores y vómitos) habían empeorado súbitamente.

Tenía una enfermedad meningococal, una infección bacteriana que se puede desarrollar rápidamente y ser fatal. Estas infecciones pueden atacar la sangre (conocidas como meningococemia) o pueden atacar el fluido de la médula espinal o del cerebro, una afección llamada meningitis.

Melanie tenía esta infección en la sangre. Para salvar su vida, fue colocada en un respirador. También hubo que amputarle la mayor parte de sus brazos y sus piernas.

"No sabíamos sobre la meningitis bacteriana", dijo Candie Benn, recordando las terribles fiestas de hace casi nueve años.

Tampoco conocían sobre la vacuna que puede prevenir en gran manera tales infecciones.

Cada año, ocurren cerca de 3,000 casos de enfermedad meningococal en los Estados Unidos, según los U.S. Centers for Disease Control and Prevention. La mortalidad general es de cerca del 10 por ciento, pero a veces es mayor en los jóvenes.

Actualmente, el Comité de Consejería de los CDC sobre Prácticas de Inmunización recomienda que los estudiantes de primer año de la universidad (particularmente los que planean vivir en dormitorios o en residencias estudiantiles) sean informados acerca de la vacuna contra la enfermedad meningococal.

Se piensa que ciertos factores del estilo de vida, incluyendo condiciones de vivienda en hacinamiento, una mudanza a una nueva residencia y asistir a una nueva escuela con estudiantes de áreas geográficamente diversas, pueden aumentar el riesgo de la enfermedad.

A partir de julio, 31 estados han confirmado leyes que determinan los requerimientos de inmunización o de informar a los estudiantes universitarios y sus padres sobre la enfermedad, según la National Meningitis Association. En algunos estados, es obligatorio informar a los estudiantes sobre la enfermedad y la disponibilidad de la vacuna. En otros, los estudiantes en los dormitorios deben ser vacunados o firmar una cláusula de limitación de responsabilidades en la que declaran que se les ha informado acerca de los riesgos, pero que deciden no vacunarse. Si tienen menos de 18 años de edad, uno de sus padres o un tutor legal deben firmar la cláusula también.

Melanie tuvo una recuperación sorprendente y regresó a la universidad, donde no sólo terminó su licenciatura, sino que obtuvo un grado de maestría en trabajo social de la Universidad de California en Los Ángeles. Actualmente, es trabajadora social en un hospital de San Diego.

Y su hermana más joven, Jessica, que ahora tiene 25 años de edad, se vacunó antes de ir a la universidad.

Hoy en día, Candie Benn es voluntaria en Moms Against Meningitis (Madres contra la meningitis), parte de la National Meningitis Association, para aumentar la conciencia sobre la enfermedad y hacer que la vacuna contra la meningitis sea obligatoria para los estudiantes universitarios.

La vacuna se administra en una sola inyección, aclaró el Dr. Paul Offit, jefe de enfermedades infecciosas del Hospital Infantil de Filadelfia y profesor de pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pensilvania.

"La vacuna existente actualmente protege contra cuatro de las cinco cepas del meningococo", declaró.

Los más vulnerables a la enfermedad son los niños, los estudiantes que viven en dormitorios y los reclutas militares. La vacuna previene cerca del 70 por ciento de las infecciones meningococales en adolescentes y adultos jóvenes, señaló Offit.

La muerte por infección de meningitis puede ocurrir horas después de que la enfermedad se presente, explicó Offit en un artículo el año pasado publicado en el New England Journal of Medicine que hablaba sobre la vacuna del meningococo.

La enfermedad se transmite por la tos, los estornudos, los besos o compartir un vaso. Los estudiantes universitarios de primer año que viven en dormitorios muchas veces duermen poco, lo que baja aún más su inmunidad contra los gérmenes, según los expertos.

Entre los síntomas de la meningitis se encuentran fiebre de 101 grados (38°C) o más, rigidez en el cuello, una erupción morada, vómitos y dolor de cabeza. Si estos síntomas ocurren, la atención médica inmediata es crucial, incluyendo antibióticos.

Offit dijo que saldrá una nueva vacuna pronto y predice que será autorizada para el final de este año o principios del próximo. Se espera que la nueva vacuna sea más poderosa y que tenga respuestas inmunes más duraderas.

Un proyecto de ley en el congreso, la Meningococcal Vaccination Act of 2004, requeriría que todos los nuevos estudiantes que vivirán en viviendas en el campus universitario para recibir educación superior se vacunen. Aquellos que no quieran vacunarse deberán presentar una cláusula de limitación de responsabilidades firmada.

"Es una enfermedad horrible", afirmó Candie Benn. "La mejor protección que se tiene contra ella es la vacuna".

Más Información

Para saber más sobre la meningitis y cómo protegerse, visite la National Meningitis Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

Related Stories

No stories found.
logo
spanish.healthday.com