Un corazón artificial constituye un buen puente para el transplante

Mejora las tasas de supervivencia hasta la donación de un corazón y después del trasplante, sostiene un estudio

MIÉRCOLES 25 de agosto (HealthDayNews/HispaniCare) -- Un corazón artificial realiza un trabajo efectivo para mantener a los candidatos de un transplante al corazón con vida hasta, e incluso después, que esté disponible la donación del órgano, informan los cardiólogos.

El corazón completamente artificial CardioWest incrementó sustancialmente la oportunidad de sobrevivir de pacientes que necesitaban un transplante debido a insuficiencias cardiacas el tiempo suficiente para obtenerlo. Y el dispositivo aumentó las tasas de supervivencia tras un trasplante en más del doble, sostiene un informe publicado en la edición del 26 de agosto del New England Journal of Medicine.

El informe fue un resumen de un ensayo multicentro que condujo a una votación de 10-1 en marzo que recomendó una aprobación del dispositivo por un comité consultivo de la U.S. Food and Drug Administration, indicó el Dr. Jack G. Copeland, profesor de cirugía cardiovascular del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Arizona y autor principal del estudio.

La FDA ha establecido a partir de entonces un certificado de aprobación, pero no ha dado el paso final necesario para la aprobación, que es una inspección de la producción del centro de SynCardia Systems of Tucson, Arizona, fabricante del dispositivo, indicó Copeland. Se espera realizar la inspección antes de final de mes.

Cuando llegue la aprobación, "mi impresión es que con el tiempo la gran mayoría de los centros con programas de trasplantes en última fase querrán añadir este dispositivo a su arsenal" sostuvo Copeland.

En el ensayo, 64 de 81 pacientes que recibieron un corazón artificial sobrevivieron lo suficiente para recibir un trasplante, en comparación con 16 de 35 pacientes que no recibieron el dispositivo. La tasa de un año de supervivencia para los pacientes con corazón artificial tras un trasplante fue de un 70 por ciento, en comparación con el 31 por ciento de los que no recibieron el dispositivo.

En cualquier momento, cerca de 4,000 pacientes cardiacos en los Estados Unidos son candidatos para un trasplante, según las estimaciones de la American Heart Association, y cerca de 2,500 trasplantes se realizan cada año.

El costo pudiera ser un inconveniente en el uso de un nuevo corazón artificial, indicó el Dr. Dale G. Renlund, profesor de medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad de Utah, que escribió un editorial acompañante en la revista. El precio del dispositivo ha sido estimado en alrededor de $70,000. Pero los costos de hospitalización de un paciente con insuficiencia cardiaca en fase terminal rondan esa misma cantidad, apuntó.

"El paciente más barato de cuidar es aquel que está muerto", afirmó Renlund. "La propuesta de que una tecnología tan costosa no debería utilizarse en ningún paciente porque no es asequible para todos es absurda".

El dispositivo CardioWest es una de múltiples máquinas diseñadas para mantener un corazón enfermo en funcionamiento. Se diferencia de otros dispositivos porque reemplaza la actividad de ambas ventrículos y todas las válvulas del corazón, afirmó Copeland. Los demás dispositivos reemplazan solamente el ventrículo izquierdo, que bombea sangre rica en oxígeno al resto del organismo. Eso los hace menos efectivos que el dispositivo CardioWest, señaló Copeland.

"Desde el punto de vista funcional, el corazón artificial controla el flujo sanguíneo y la presión completamente", añadió, lo que no hace el dispositivo del ventrículo izquierdo.

Un dispositivo del ventrículo izquierdo, todavía experimental, ha sido desarrollado en la Clínica de Cleveland. Los investigadores han recibido fondos del National Heart, Lung, and Blood Institute para desarrollar un dispositivo que asiste el ventrículo derecho, dijo el Dr. Kiyotaka Fukamachi, un científico del personal en el departamento de ingeniería biomédica de la clínica.

Hasta el 40 por ciento de los pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva en fase terminal tienen problemas en el ventrículo derecho que limita la utilidad del dispositivo del ventrículo izquierdo, indicó Fukamachi. El programa de la Clínica de Cleveland podría conducir a ensayos en humanos de dispositivos en el ventrículo izquierdo y derecho en cinco años, sostuvo.

El costo de tales dispositivos no representará un problema de importancia siempre y cuando sean utilizados como puentes para sostener candidatos de trasplantes hasta que reciban la donación de un órgano, afirmó Renlund, porque el número de tales pacientes siempre será pequeño. "Es realmente un nicho de mercado en un mercado de por sí pequeño", explicó.

Pero existen señales de que un uso tan limitado pudiera expandirse para incluir decenas de miles de personas con insuficiencia cardiaca congestiva que tendrían un corazón artificial implantado de manera permanente, señaló Copeland.

En Alemania, 10 pacientes han sido enviados del hospital a sus casas con corazones artificiales con fines de uso permanente, indicó, lo que "abre la puerta a un uso más amplio de implantación permanente".

Tal uso permanente del corazón artificial "es un tema diferente, uno que requiere más discusión" con relación al costo, señaló Renlund.

Pero el corazón artificial permanente puede resultar rentable si la producción en masa reduce los costos de fabricación y las estancias en el hospital, apuntó Copeland.

Más Información

Para conocer más información sobre los trasplantes de corazón, visite la National Library of Medicine.


Artículo por HealthDay, traducido por HispaniCare

Related Stories

No stories found.
logo
spanish.healthday.com