Gleevec previene la recurrencia del cáncer intestinal, según confirma un estudio

Se demuestra que el fármaco es más eficaz en los tumores grandes

JUEVES, 19 de marzo (HealthDay News/Dr. Tango) -- Tomar Gleevec tras la cirugía para extirpar un tumor estromal gastrointestinal mejora la supervivencia sin tumores, según ha confirmado un estudio de EE. UU.

Los tumores estromales gastrointestinales (TEGI), el cáncer de tejido blando más común del tracto intestinal, por lo general ocurre en el estómago o el intestino delgado. Cada año se diagnostican unos 3,000 a 4,000 casos nuevos en los Estados Unidos. Según la información de respaldo del estudio, alrededor del 85 por ciento de estos tumores tienen una proteína que les permite ser inhibidos por Gleevec, conocido como imatinib.

El hallazgo proviene de un ensayo en fase 3 de medicamento, que fue aprobado el año pasado por la Administración de Alimentos y Drogas (FDA) de EE. UU. para tratar a las personas que se han sometido a cirugía para extirpar un TEGI. El fármaco ya había sido aprobado para el tratamiento de ciertos tipos de leucemia en adultos.

El ensayo incluyó a más de 700 personas que tenían un TEGI de al menos tres centímetros de tamaño y que resultaron positivos para la proteína. Los participantes fueron elegidos al azar para tomar 400 miligramos de Gleevec o un placebo una vez al día durante un año tras la cirugía para extirpar el tumor.

Tras un seguimiento promedio de casi veinte meses, el ocho por ciento de las personas del grupo de Gleevec y el veinte por ciento de los del grupo de placebo habían experimentado una recurrencia del tumor o habían muerto. Tras un año, la supervivencia sin recurrencia era de 98 por ciento entre los que tomaban el fármaco y 83 por ciento entre los que tomaban el placebo.

El estudio encontró que el tamaño del tumor afectaba el éxito del tratamiento. Gleevec tuvo el mayor efecto sobre los tumores que eran de diez centímetros o más, menos efecto en los tumores que tenían entre seis y diez cm, y el menor efecto entre los tumores que tenían entre tres y seis cm, reportó el estudio.

Los efectos secundarios graves más comunes experimentados por las personas que tomaban el fármaco fueron dermatitis, dolor abdominal y diarrea.

El Dr. Ronald DeMatteo, del Centro Oncológico Conmemorativo Sloan-Kettering, y sus compañeros de investigación, dijeron que sus "hallazgos afectarán la gestión de los pacientes de tumor estromal gastrointestinal primario, y podrían tener relevancia para el uso adyuvante de otros agentes moleculares para el cáncer".

El estudio aparece en línea y en una próxima edición de la revista The Lancet.

El Dr. Peter Hohenberger, de la Universidad de Heidelberg en Mannheim, Alemania, dijo en un comentario acompañante que se necesitaba más investigación.

"Hay tantos factores desconocidos que este ensayo tal vez no pueda proveer una decisión de tratamiento definitiva", escribió. "Para refinar la indicación de tratamiento adyuvante sigue siendo la gran tarea de estudios futuros".

Más información

La Sociedad Estadounidense del Cáncer tiene más información sobre el TEGI.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

Related Stories

No stories found.
logo
spanish.healthday.com