Una evaluación rápida podría ayudar a detectar el autismo en los bebés

El cuestionario se dirige a niños de un año en sus citas de bebé sano

JUEVES, 28 de abril (HealthDay News/HolaDoctor) -- Una investigación reciente sugiere que una breve lista de comprobación que los padres pueden llenar mientras esperan su turno para ver al pediatra de sus hijos podría ayudar a diagnosticar el autismo antes.

Los investigadores reclutaron a 137 pediatras de la región de San Diego para darle a los padres de niños de un año una prueba de evaluación de 24 preguntas que debían llenar antes de entrevistarse con el médico. La prueba estaba diseñada para detectar retrasos generales en la comunicación, no específicamente el autismo, un trastorno del neurodesarrollo que se caracteriza por déficits en el lenguaje y en lo social, así como por conductas repetitivas.

"Quería cambiar la práctica de San Diego, darles a los pediatras una herramienta sencilla para detectar casos de autismo y otros trastornos, y lograr tratamiento para estos niños más pronto", aseguró Karen Pierce, profesora asistente del departamento de neurociencias de la Universidad de California en San Diego y directora asistente del Centro de Excelencia para el Autismo de la UCSD. Se sabe que el tratamiento precoz mejora los resultados, dijo.

El cuestionario pregunta por el contacto visual, los sonidos, las palabras, los gestos y otras formas de comunicación del niño. Entre las preguntas se encuentran: ¿Sonríe o se ríe su hijo cuando le mira? ¿Simula su hijo que juega con juguetes? ¿Sabe usted cuándo está contento su hijo? ¿O molesto?

Los bebés que no aprobaron la prueba de evaluación fueron remitidos a evaluaciones más exhaustivas, como IRM y una prueba de sangre, y se les dio seguimiento hasta los tres años.

De los cerca de 10,500 bebés evaluados, 184 necesitaron evaluación más exhaustiva. Se halló que cerca del 75 por ciento de esos bebés tenía autismo u otro retraso en el lenguaje o el desarrollo.

Actualmente, los pediatras no cuentan con una manera de evaluar si hay autismo u otros retrasos del desarrollo antes de que el niño cumpla cierta edad, agregó Pierce.

El estudio, financiado en parte por el Instituto Nacional de Salud Mental de EE. UU., fue publicado en línea el 28 de abril en la Journal of Pediatrics.

La prueba no solo es fácil y de bajo costo, los niños identificados fueron referidos a terapia conductual a una edad promedio de 17 meses, mucho antes de lo que lo serían de otro modo, aseguró Pierce. Un estudio de 2009 de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, halló que, en promedio, los niños recibían un diagnóstico de un trastorno del espectro del autismo alrededor de los 5.7 años de edad.

El Dr. Andrew Adesman, jefe de pediatría conductual y del desarrollo del Hospital Infantil Schneider de New Hyde Park, Nueva York, consideró que la prueba de evaluación era promisoria.

Sin embargo, Adesman anotó que 972 niños, cerca de las tres cuartas partes que no aprobaron la evaluación en la sala de espera, no fueron remitidos a evaluación posterior o nunca se les hizo seguimiento con pruebas adicionales.

Entre las posibles razones para esto podría estar que la prueba no fue evaluada por el personal o que los pediatras determinaron que no había motivo de preocupación y no hicieron la remisión, agregó Adesman.

De los 346 niños remitidos a más evaluación, 184 fueron examinados por los investigadores de la UCSD y se les dio seguimiento.

De esos, a 32 se les llegó a diagnosticar un trastorno del espectro del autismo, a 56 un retraso en el lenguaje, a 9 un retraso en el desarrollo, a 36 "otro" retraso" y 45 se consideraron falsos positivos. Cinco niños que inicialmente se pensó que tenían un trastorno del espectro del autismo dejaron de cumplir con los requisitos durante el seguimiento.

"Lo verdaderamente positivo de este estudio es que demuestra que la evaluación sistemática precoz de retrasos del desarrollo para los niños a la edad de un año es práctico y relativamente efectivo", señaló Adesman. "La única preocupación que tengo es que hay una cantidad significativa de familias a las que nunca se les dio seguimiento con pruebas".

La escasez de personas que hicieron pruebas de seguimiento hacen que la prueba parezca más precisa de lo que es en realidad, advirtió Adesman.

Cerca de 65 de cada diez mil niños tienen autismo, según la información de respaldo del artículo. Estadísticamente, eso significa que la prueba de evaluación detectó a la mitad de los que llegarían a ser diagnosticados, aseguró Pierce.

Incluso con pequeños ajustes, la prueba nunca detectará todos los casos de autismo entre niños de un año porque algunos casos se desarrollan posteriormente o están marcados por la regresión, en la que los niños se desarrollan principalmente de manera normal hasta los 18 meses más o menos y luego comienza a perder habilidades del desarrollo.

La prueba de evaluación tampoco puede detectar síndrome de Asperger, que afecta a cerca de los niños que tienen un trastorno del espectro del autismo y no tiene que ver con retrasos en el lenguaje.

Luego del estudio, el 96 por ciento de los pediatras consideraron que el programa era algo positivo y todos han continuado usando la herramienta de evaluación.

Más información

El Instituto Nacional de Salud Mental de EE. UU. tiene más información sobre el autismo.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

Related Stories

No stories found.
logo
spanish.healthday.com