Una especia india podría evitar el daño hepático

Investigadores señalan que teñirse el pelo y fumar se relacionan con la afección

JUEVES, 25 de marzo (HealthDay News/DrTango) -- La curcumina, un componente de la especia india cúrcuma, podría retrasar el daño del hígado relacionado con la inflamación que lleva a la cirrosis, según un estudio reciente publicado en la revista Gut.

Otro estudio de la misma edición de la revista encontró que el tinte para el pelo y fumar se relacionan con la enfermedad hepática progresiva.

En el primer estudio, investigadores analizaron muestras de tejido y sangre de ratones que sufrían de inflamación crónica del hígado antes y después de añadir curcumina a la dieta de los roedores por un periodo de cuatro a ocho semanas.

Consumir curcumina redujo significativamente el bloqueo de los conductos biliares y controló el daño de las células del hígado y la cicatrización del hígado (fibrosis). La curcumina interfiere con varias vías de señalización química que tienen que ver con el proceso inflamatorio, aseguraron Michael Trauner, de la Universidad de Medicina en Graz, Austria, y colegas.

Los beneficios se observaron tanto a las cuatro como a las ocho semanas. No se notaron dichos efectos en ratones que tenían inflamación crónica del hígado y que recibieron una dieta normal. Los hallazgos sugieren que la curcumina podría ofrecer un tratamiento promisorio para la inflamación del hígado, aseguraron los investigadores.

Señalaron que el tratamiento actual para la enfermedad inflamatoria del hígado es el ácido ursodeoxicólico, pero que los efectos de esta terapia a largo plazo no están claros. La otra alternativa es un trasplante de hígado.

En el segundo estudio, investigadores británicos enviaron cuestionarios a miles de pacientes de cirrosis biliar primaria (CBP), una forma precoz de la cirrosis del hígado. En las personas que sufren de CBP, los conductos del hígado se inflaman, cicatrizan y bloquean, lo que resulta en daño extensivo del tejido y cirrosis hepática. Se cree que los factores ambientales tienen que ver con la CBP.

El cuestionario preguntó a los participantes sobre su exposición a factores de riesgo ambientales y genéticos potenciales asociados con la cirrosis biliar primaria. Las respuestas mostraron que las enfermedades autoinmunes, como la artritis reumatoide, las enfermedades de la tiroides y celiaca eran más comunes entre los pacientes de CBP. Los investigadores también encontraron que las personas con antecedentes familiares de enfermedades autoinmunes eran más propensas a padecer CBP. La psoriasis, la infección urinaria y el herpes también aumentaron de forma significativa las probabilidades de sufrir de la enfermedad.

Frente a la población general, las personas que sufrían de cirrosis biliar primaria tenían 63 por ciento más probabilidades de haber fumado en algún momento de sus vidas, y de haber comenzado a fumar antes de ser diagnosticadas con CBP.

Las mujeres que usaban tintes para el pelo tenían 37 por ciento más probabilidades de desarrollar CBP que las mujeres que no. Investigaciones previas han sugerido una relación entre la CBP y las sustancias químicas de los cosméticos, sobre todo el ácido octanoico, que se encuentra en el tinte de pelo y la pintura de uñas.

Más información

El Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y de los Riñones de EE. UU. tiene más información sobre la cirrosis hepática.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango

Related Stories

No stories found.
logo
spanish.healthday.com