Los estadounidenses de origen mexicano tienen menores índices de llamadas para pedir ayuda por accidente cerebrovascular

Una investigación señala que la gente que vive sola y las mujeres también tienen menos probabilidades de llamar al 9-1-1

JUEVES, 25 de marzo (HealthDay News/DrTango) -- Un reciente estudio halla que los estadounidenses de origen mexicano que tienen síntomas de accidente cerebrovascular son menos propensos que los blancos a llamar al 9-1-1 y a ser conducidos en ambulancia al hospital.

Los investigadores analizaron datos del proyecto de vigilancia del ataque cerebral (Brain Attack Surveillance) de Corpus Christi, Texas, sobre más de 1,134 estadounidenses de origen mexicano y blancos no hispanos a partir de los 45 años de edad, que habían sufrido un accidente isquémico entre 2000 y 2006.

El estudio, publicado en línea el 25 de marzo en la revista Stroke, halló que el 40 por ciento de los estadounidenses de origen mexicano y el 56 por ciento de los blancos llamaban al 9-1-1 si tenían síntomas de accidente cerebrovascular, mientras que el 27 por ciento de los estadounidenses de origen mexicano y el 29 por ciento de los blancos llegaban al hospital en cuestión de tres horas desde el inicio de los síntomas.

Los investigadores también hallaron que los estadounidenses de origen mexicano y las mujeres blancas que tenían accidente cerebrovascular eran mucho menos propensas que los hombres a llegar al hospital en cuestión de tres horas. La ventana de tres horas es importante porque es el límite de tiempo para el tratamiento con un anticoagulante.

Es más probable que las mujeres vivan solas, frente a los hombres, y podrían no ser conscientes de los síntomas de accidente cerebrovascular, anotó el Dr. Lewis B. Morgenstern, autor del estudio, director del programa de accidente cerebrovascular, y profesor de neurología, epidemiología, medicina de emergencia y neurocirugía de la Universidad de Michigan en Ann Arbor.

"Vivir solo es un aspecto muy importante. Mucha gente que ha sufrido accidentes cerebrovasculares se cae, tiene dificultades para hablar, no puede usar los brazos y tiene dificultades para llegar a un teléfono. Entonces, más del 95 por ciento de las veces en que se llama al 9-1-1, otra persona lo hace", aseguró Morgenstern en un comunicado de prensa de la American Heart Association.

Aseguró que hacen falta más investigaciones para determinar cómo afectan la etnia y el sexo el uso del 9-1-1 en caso de accidente cerebrovascular.

Más información

El Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidente Cerebrovascular de EE. UU. tiene más información sobre los accidentes cerebrovasculares.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango

Related Stories

No stories found.
logo
spanish.healthday.com